+34 655427206 celia@celiagalvez.com
Seleccionar página

¿En que consiste el nuevo sistema de etiquetado?

NutriScore es un gráfico o semáforo que clasifica a los alimentos en cinco colores, que llevan cinco letras asociadas (de la A a la E). Los colores van desde el verde oscuro (para los más saludables) distinguido por una A, al rojo (para los de menor calidad) que lleva la letra E.

Este no es el primer sistema de semaforo implantado en las etiquetas alimentarias. Aunque aún no está recogido por ley, algunas empresas ya lo han implantado de manera individual. Es el caso del semáforo nutricional utilizado por los supermercados Eroski en sus productos, una propuesta que lleva en marcha desde el año 2009 . Nos permite conocer de una manera clara, sencilla y  en un vistazo rápido la cantidad de calorías, azúcares, grasa, grasa saturada y sal que la ración de consumo de un producto nos aporta. Una gran ayuda para que podamos combinar los alimentos, intentando no sobrepasar la Ingesta recomendada (IR) de cada uno de ellos y llevando así una alimentación más equilibrada.

 

¿Cómo se calcula el valor nutricional de un alimento según el modelo nutriscore?

 

Cada producto destacará el color (y letra asociada) que le corresponda en función de su contenido en azúcares, grasas, sal, calorías, fibra y proteínas por cada 100 gramos.

Letras y colores se asignan según un algoritmo o ecuación matemática que atribuye diversos puntos a los alimentos en función de su composición nutricional en 100 gramos de producto.

Este modelo considera como:

  • elementos “desfavorables” o “negativos”: calorías, azúcares simples, ácidos grasos saturados y  sodio (sal)
  • elementos “favorables” o “positivos”: proteínas, fibra, contenido de frutas, verduras, legumbres y frutos secos.

Los aspectos positivos suman, mientras que los negativos restan. Así, un alimento rico en azúcares recibirá una puntuación alta y  un producto con bajo contenido en azúcares, recibirá una puntuación baja. Un producto favorable también tendrá una puntuación más alta cuanto más favorable y más baja cuanto menor sea el contenido en este elemento.

A la puntuación total de los elementos favorables se le resta la de los desfavorables. Por tanto un alimento con alto contenido en  frutas, verduras o fibra aparece en el semáforo nutriscore en color verde, mientras que los alimentos ultraprocesados ricos en azúcares y grasas saturadas, acaban en la zona de color naranja y rojo.

Semáforo nutriscore colores

Los pros y los contras del sistema Nutriscore

 

Como todo sistema de etiquetado, presenta ventajas y también ciertos puntos que necesitan cierta mejora. Como consumidores tenemos que ser conscientes de ellos para aprovechar los puntos fuertes en nuestro favor y complementar los puntos débiles.

Puntos fuertes:

 

Aunque este sistema está generando mucha polémica, tiene algunos puntos fuertes a destacar:

  • A diferencia de otros sistemas de etiquetado anteriores, el modelo nutriscore incluye en su algoritmo tanto a los nutrientes beneficiosos para nuestra salud (fibra, proteínas o cantidad de fruta, verdura, frutos secos y legumbres) como a los que nos perjudican, cuya ingesta es recomendable reducir (calorías, azúcares simples, grasas saturadas y sal).
  • Resulta útil a la hora de comparar productos dentro de la misma categoría y tomar una decisión de compra.
  • Es más fácil identificar alimentos procesados ricos en azúcares y grasas ya que siempre aparecerán en rojo o en naranja.

Alimentos D y E - nutriscore

 

Puntos débiles:

 

Aunque simplifica la toma de decisiones, el semáforo NutriScore no es perfecto y presenta algunos puntos débiles a tener en cuenta:

  • Resulta confuso en ciertos alimentos. Ejemplo:
    • Aceite de oliva: aunque es un alimento saludable, es rico en grasas y su puntuación va a ser la peor o segunda peor nota posible 🙁
    • Cereales altamente azucarados: por un lado, su alto contenido en fibra les hace puntuar alto en elementos positivos, mientras que los azúcares les acercan al color rojo. Como resultado final muchos de estos productos acaban en un punto intermedio, a pesar de ser alimentos de riesgo con alto contenido en azúcar.

 

  • Crea mucha confusión a la hora de comparar productos de diferentes categorías. Algo increible es que según este sistema la cocacola zero tendría mejor puntuación que un aceite de oliva virgen extra rico en grasas saludables. Esto sucede porque el aceite de oliva es grasa (aunque sea saludable) y la cocacola zero es baja en azúcares (aunque en su composición haya edulcorantes y otros ingredientes altamente tóxicos para nuestra salud).

Semáforo nutriscore aceite cola zero

  • Dificultoso a la hora de atender a necesidades específicas. Por ejemplo: si necesitas llevar una alimentación baja en sodio, seguirás necesitando recurrir a la tabla nutricional, ya que este sistema es muy general y no lo indica.  En este sentido para mi es mucho más efectivo el semáforo nutricional de eroski o el sistema utilizado en Chile (marca con sellos los alimentos con alto contenido en grasas, azúcares, etc.) . Tan sólo tienes que huir de los sellos octogonales en el caso del sistema chileno, o del color rojo en el caso del etiquetado del semáforo nutricional.

 

Conclusión:

 

Como conclusión podemos decir que este nuevo sistema resulta útil en modo general para tomar una decisión de compra entre productos de un mismo tipo, y no tanto para comparar alimentos de diferentes categorías. En caso de que tengas alguna necesidad específica respecto a un nutriente en concreto, necesitarás seguir valorando la tabla nutricional.

¿Cuando se pondrá en marcha?

 

El semáforo NutriScore se enmarca dentro de la estrategia de prevención de la obesidad y empezará a verse en España pronto, ya que los fabricantes pueden comenzar a utilizarlo ya de forma voluntaria. No obstante, este sistema será de utilización obligatoria dentro de un año, fecha en la que está prevista que se apruebe el decreto ley, que aún tiene que ser aprobado por el Gobierno y convalidado por el Congreso.

En realidad aún no conocemos la forma exacta en que se implantará en España. De momento, mientras no esté todo aprobado, no es más que pura especulación. Algunas marcas irán introduciendo este sistema de forma voluntaria. De aquí a un año hay tiempo a probarlo y mejorarlo y tengo la gran esperanza de que sea un pasito más hacia delante que nos permita ver de forma más transparente que es lo que la industria alimentaria nos está ofreciendo  😉

 

Si te ha interesado este artículo también te puede interesar:

 

 

Información de derechos:  Imagen “Grocery Shopping” by USDA 

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

¡Compartelo con tus amig@s!